loader

Brackets cerámicos

Publicado en blog

Los brackets cerámicos pueden ser realizados de distintos materiales y son empleados en los tratamientos de ortodoncia estética para ofrecer al paciente un tratamiento de alineamiento de sus dientes sin perjudicar la estética de su sonrisa.

Se ha intentado numerosas veces mejorar la estética de los aparatos fijos eliminando su aspecto metálico. El reemplazo de las antiestéticos brackets de metal por los brackets cerámicos representó un gran adelanto en el desarrollo de los aparatos de ortodoncia.

Con la aparición de sistemas eficaces para la adhesión directa se pudieron empezar a utiliizar brackets transparentes o del color de los dientes como los brackets cerámicos.

Los brackets de cerámica, que empezaron a comercializarse a finales de los años ochenta, superan en gran medida las limitaciones estéticas de los brackets de metal, ya que son bastante duraderos y resistentes a las manchas.

Los brackets cerámicos fueron recibidos con entusiasmo y su empleo se popularizó inmediatamente, pero pronto surgieron problemas por fractura de los mismos, fricción en las ranuras, desgaste de los dientes en contacto con ellos y daños en el esmalte al retirarlos.

La mayoría de los brackets cerámicos disponibles en la actualidad son aluminosos, ya sea de unidades monocristalinas o policristalinas. En teoría, los monocristalinos deberían ofrecer más resistencia, y así sucede hasta que se araña Ia superficie del bracket. En ese momento, la pequeña fisura superficial tiende a ampliarse, y la resistencia a la fractura disminuye hasta valores parecidos o inferiores a los de los materiales policristalinos. Por supuesto, los arañazos suelen ser habituales a lo largo del tratamiento.

Los brackets cerámicos más frecuentemente empleados por la ortodoncista de Atechdental son los brackets de zafiro. Son el sistema más avanzado y la mejor solución para la ortodoncia estética.


Compartir: